Tipos de Merengue

Tipos de Merengues

  1. Merengues sin cocción: Clásico
    Este merengue es el más básico y sencillo de elaborar, se trata de un merengue no cocinado que se elabora batiendo las claras y simplemente adicionando azúcar hasta conseguir la textura deseada. Este merengue es ideal para preparar bizcochos, pavlovas, incluso algunas tartas. Es un merengue que debe utilizarse durante el mismo día ya que en especial para decoraciones por su textura puede comenzar a separarse y desprender algo de líquido, además si no utilizamos claras pasteurizadas corremos el riesgo de contraer una infección.
  2. Merengues Cocidos
    Merengue italiano:
    Este merengue se prepara con un almíbar de azúcar y se incorpora a las claras previamente batidas y sin dejar de batir una vez que el almíbar alcanzó los 118°c para que este merengue resulte bien debes tener en cuenta principalmente dos cosas. La primera, es conocer muy bien los puntos del almíbar a ojo o contar con un termómetro de cocina o caramelo y la segunda incorporar el almíbar en forma de hilo y sin dejar de batir por lo que es muy importante o que alguien te ayude o por supuesto contar con una batidora con pedestal que te permita hacer estas dos maniobras a la vez.
    El esfuerzo vale la pena ya que el resultado es un merengue denso, muy brilloso, perfecto para decorar, para darle textura a los mousses, para macarons, algunas tartas o pays, hojaldres etc. A diferencia del merengue francés este si puede refrigerarse por 1 a 2 días.
    Merengue Suizo:
    Este merengue es el más firme de todos y se elabora en el fuego con un baño maría, las claras y azúcar se montan a baño maría cuidando bien la temperatura para evitar que se corte. Es un merengue que es perfecto para decoraciones y con el también podemos preparar cremas de mantequilla para decorar cupcakes, pasteles o galletas. Este merengue es el que más tiempo aguanta en refrigeración.para conseguir merengues perfectos
    Sea cual sea el merengue que quieras preparar es importante seguir algunos consejos básicos que te ayudarán durante el proceso de elaboración para conseguir un merengue perfecto:
    • Utiliza recipientes limpios y secos, que no tengan grasa ya que esto puede afectar el montado de las claras y que nunca consigas que espumen.
    • Separa las claras perfectamente, si quedan residuos de yema ten por seguro que tu merengue no se montará.
    • El crémor tártaro puede ayudar a darle mayor estabilidad a tu merengue, una pizca bastará para darle una mejor consistencia.
    • Incorporar un agente ácido como zumo de limón ayuda a que no se formen grumos en tu merengue.
    • Asegúrate de batir las claras una vez que estén a temperatura ambiente.